10 de marzo de 2017

Orfancia - Athos Zontini


No siempre me es fácil empatizar con los narradores infantiles, o me resultan demasiado ñoños o los encuentro excesivamente maduros para la edad que se les presupone. Por ese motivo, acrecentado por la desconcertante sinopsis que nos ofrece la contraportada, me enfrenté a esta lectura un tanto recelosa y con no demasiadas expectativas. El resultado ha sido que me ha encantado. Hoy os hablo de Orfancia.

Sinopsis


Un niño demasiado delgado dentro de un mundo demasiado insípido. Un padre y una madre obsesionados con la comida: una lucha en familia que sólo puede acabar en tragedia. O en comedia, en una comedia muy negra.

«Cada día es una lucha. Dicen que crezco débil y torcido, que no soy normal porque apenas tengo un hilito de grasa encima, que los otros niños, a mi lado, parecen gigantes. Dicen que tengo que comer, que no es posible que un niño de mi edad nunca tenga hambre. Pero yo no quiero comer.»

El protagonista de Orfancia se siente perseguido por sus padres, una pareja de Nápoles que quiere verlo rollizo y feliz. Él está convencido de que, llegado el momento, todos los adultos devoran a los niños y no tiene claro que quiera acabar así. Pero la vida tiene un sabor imposible de resistir...

Mi opinión


Un niño que no quiere comer y unos padres desesperados y obsesionados con que se alimente debidamente es el punto de partida de Orfancia. ¿Novela? ¿Cuento? ¿Fábula? No sabría catalogar esta lectura que con una narración cronológica lineal que abarca un año completo, de hecho el libro se divide en cuatro grandes partes que se corresponden con cada una de las estaciones del año, nos conduce por la vida de este niño y de su familia.

Con una narración en primera persona consigue el autor ponernos en la piel de un niño convencido de que sus padres solo quieren que coma para, una vez rollizo, devorarlo. No es fácil poner voz a un niño y Athos Zontini lo consigue con naturalidad, aparente sencillez y derrochando sensibilidad y crueldad casi a partes iguales, como lo haría cualquier niño, esos seres capaces de pasar de la dulzura a la crueldad sin transición. El autor hace que el lector vea el mundo a través de los ojos de una criatura de ocho años y dota de cierto candor a una historia dura y atrozporque la infancia es una época maravillosa, pero también puede ser un momento terrible en el que nada es fácil de entender y menos aún para un niño incapaz de adaptarse ni a su familia, ni al colegio, ni a nada de lo que se supone que es su vida.

Son muchos los temas que toca el libro y aunque en un principio pudiera parecer que los trastornos alimentarios son el hilo conductor de la novela pronto veremos que lo que realmente subyace en toda la lectura es el miedo a crecer. Orfancia es una metáfora sobre el arduo camino hacia la madurez, sobre la pérdida de la inocencia, sobre la libertad y sobre la educación. Y para ello Athos Zontini se vale de un problema que, sin llegar a los extremos del protagonista, hemos sufrido muchos padres o ha sufrido alguien cercano a nosotros: la negativa de un niño a comer. El autor consigue sin duda ponernos en la piel de ese niño, pero también lo hace cuando muestra el abatimiento y la desesperación de una madre que no sabe qué inventar para que su hijo coma, que se obsesiona con su salud, con su crecimiento y que ya no sabe si quien necesita tratamiento es el niño o es ella. Bueno... quizá esto no lo transmita el autor y solo sean mis recuerdos de hace unos años, esos que Athos Zontini ha conseguido despertar con viveza.

Pero como os decía no estamos ante una novela cuyo tema sea los problemas de alimentación, es por ello que el lector que se enfrente a esta lectura desde un plano realista probablemente terminará profundamente decepcionado porque Orfancia es un libro lleno de simbología que va más allá de la literalidad de lo narrado. Quizá por eso ha sorprendido y ha suscitado tantas críticas y dudas su final. No ha sido mi caso, sorprendente es desde luego, pero tan acorde con todo lo leído que cualquier otro final no habría sido satisfactorio para mí.

Orfancia es un libro que conforme van pasando los días me va gustando más. Es una de esas lecturas que necesita asimilarse, dejar que cale, que ocupe su lugar y que se adentre en nosotros. Una lectura que deja poso y que a los que somos padres podrá suscitar muchas preguntas y reflexiones sobre nuestra forma de educar y muy especialmente sobre cómo en ocasiones proyectamos nuestros sueños y anhelos en nuestros hijos sin pararnos a pensar en cuáles son los suyos.

No me cabe duda de que no es una lectura para todo el mundo, por eso, a los que os animéis, os voy a recomendar que para leerlo volváis a vuestra infancia, no solo a los momentos de dicha y felicidad, sino también a los de desconcierto, a los momentos de dudas y de miedo y no porque Orfancia sea una lectura dirigida a un público infantil ni juvenil, ni mucho menos, Orfancia es una lectura muy especial y sin duda una lectura adulta y dura que no dejará indiferente a ningún lector.

Ficha técnica


13 comentarios:

  1. Lo tengo esperando así que tendré en cuenta tus recomendaciones, te confieso que me da un poco de miedete, a ver qué me encuentro
    Besos

    ResponderEliminar
  2. En esta ocasión y a pesar de tus impresiones, por la carga que tengo, lo dejaré ir.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. ESte lo dejo pasar. No me llama la temática que trata y tengo mucho pendiente.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  4. En principio esta no me llama demasiado :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Esta la dejó pasar, hay algo en ella que me dice que no la disfrutaría.
    Una reseña muy buena!
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. A mí este libro me da miedo,tengo la sensación que no sería una lectura agradable.Yo creo que no me lo voy a llevar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Por lo que habéis comentado todos los que la habéis leído es una lectura muy especial. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola! He leído alguna que otra reseña de este libo y la verdad es que me llama la atención, a ver si pronto le puedo dar una oportunidad.
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Tenía curiosidad por leer alguna reseña de esta novela, pero no termina de convencerme. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Pues lo apunté por otra reseña, y más adelante puede que me anime, cuando ande algo más ligera.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. ¡Holaa!
    La portada de este libro me impresiona bastante y no sé por qué, pero me inquieta.
    Besitoos

    ResponderEliminar
  12. Hola.
    La verdad no lo Descarto, he leído muy buenas opiniones.

    ResponderEliminar
  13. Creo que no me atrevo de momento :-) Un beso!

    ResponderEliminar

¡ Gracias por tu comentario !